Evalue los efectos de la producción y el uso de recursos sobre el cambio climático

Los modelos basados en los sistemas del clima, la tierra, la energía y el agua (CLEWS) son herramientas dirigidas a los gobiernos y los responsables de la formulación de políticas que permiten evaluar de manera simultánea la seguridad alimentaria, energética e hídrica. Los modelos fueron diseñados para evaluar de qué manera la producción y el uso de estos recursos podrían contribuir al cambio climático, y cómo el cambio climático podría afectar los sistemas de recursos. Al comparar diferentes tecnologías y cadenas de valor, los modelos pueden detectar los puntos de presión e indicar qué sinergias y contrapartidas permitirán alcanzar las metas de desarrollo. Los modelos CLEWS pueden analizar las decisiones en materia de políticas sobre cuestiones tales como la promoción de la energía limpia, la competencia por el agua y la modernización agrícola. 

HABILITADORES PERTINENTES: 

Datos y análisis

Español
enablers_en2

Estudio de caso de país  

México

Ciudad de México enfrenta los mismos desafíos de sostenibilidad que otras megalópolis alrededor del mundo. Garantizar el acceso al agua, a una buena calidad del aire, a sistemas de transporte confiables y eficientes y a medios de vida dignos exige planes y políticas holísticos y bien diseñados. Es por eso que la Alcaldía de Ciudad de México solicitó el apoyo de las Naciones Unidas para realizar análisis integrados sobre los que basará su plan de desarrollo a 20 años. Utilizando los modelos CLEWS y otras metodologías integradas, las Naciones Unidas y el PNUD están evaluando las opciones de política para fortalecer los vínculos positivos entre las diversas dimensiones del desarrollo y minimizar las inevitables contrapartidas, en asociación con las instituciones gubernamentales a nivel federal y local. El objetivo es generar hipótesis alternativas con relación a la gestión del agua, el uso de la tierra, las energías renovables, la ampliación del transporte público (incluido el transporte eléctrico), el crecimiento económico y la transformación estructural. Los resultados preliminares estarán disponibles a mediados de 2020.