LA COVID-19 SE DEBE ABORDAR DE MANERA INTEGRADA

LA PANDEMIA ES UN RECORDATORIO ESTRICTO DE QUE LAS PERSONAS, EL PLANETA Y LA PROSPERIDAD ESTÁN INTIMAMENTE CONECTADOS Y DEBEN SER EQUILIBRADOS PARA UN FUTURO SOSTENIBLE

Los científicos han advertido durante años que la deforestación sin restricciones, el comercio ilegal de vida silvestre y las enfermedades zoonóticas desencadenarían una pandemia incontrolable. Además de los devastadores efectos en la salud de la COVID-19, las evaluaciones socioeconómicas del PNUD muestran que los más pobres y vulnerables son los más afectados por la pandemia, porque el mundo ya estaba en una trayectoria insostenible, con desigualdades desenfrenadas y una crisis climática acelerada.

1.600 millones de trabajadores informales han perdido el 60 % de sus ingresos (OIT)

265 millones de personas se enfrentan a una inseguridad alimentaria aguda (PMA)

70 millones de refugiados y personas desplazadas corren el riesgo de sufrir impactos desproporcionados

Los hogares hacinados, el abuso de sustancias y la reducción del apoyo están provocando un aumento en la violencia de género (ONU Mujeres)

Más allá de la recuperación: con miras a 2030

La crisis es un llamado urgente a revisar nuestros valores y comportamientos, así como una oportunidad para diseñar una nueva era de desarrollo, una que realmente equilibre el progreso económico, social y ambiental según lo previsto por la Agenda 2030 y los ODS.

Es por eso que el PNUD se está enfocando más allá de la recuperación, hacia 2030, para convertir el mayor retroceso del desarrollo humano en un salto histórico.

Además de nuestro papel de liderazgo técnico para la respuesta socioeconómica de la ONU, el PNUD está invirtiendo en la buena gobernanza, la protección social, la economía verde y las soluciones digitales como impulsores del progreso en los ODS para ayudar a construir mejores respuestas a la COVID-19 con resultados sostenibles a más largo plazo.

Explore el documento del PNUD Más allá de la recuperación: con miras a 2030